PROFILAXIS CANINA

PROFILAXIS CANINA

Dientes amarillos, verdes o hasta cafés son señales de que su perro necesita un tratamiento dental.
La salud oral no es solo para humanos. Los canes también sufren de sarro, caries y gingivitis, entre otras enfermedades y, así como a usted, podrían terminar por afectar otras partes de su cuerpo, como riñones, hígado o hasta su corazón.
Por eso, no dude en revisar con frecuencia los dientes y encías de su mascota; también aplica si tiene gato.
Puede empezar por acudir al veterinario para que haga el examen, aunque una señal clara de que necesita un tratamiento es que tenga los dientes amarillos, verdes, cafés o las encías muy enrojecidas. Pero no tiene que esperar a que esto pase: tenga en cuenta que una profilaxis sería necesaria de una a dos veces al año, menos en cachorros (menores de año o año y medio).
Además, hacerlo preventivamente tiene varias bondades: habrá una mayor protección al esmalte dental, por lo tanto, menos daños, y el problema de mal aliento (o alitosis) estará resuelto. Una vez se elimina la acumulación de bacterias, que crecen en la placa o cálculo dental, se remueven estos problemas bucales.

El procedimiento dura unos 20 a 30 minutos, dependiendo del caso, como coinciden los expertos. Todo depende del grado de enfermedad periodontal (caries); podría demorarse más o menos. Sin importar el tiempo, la profilaxis es una técnica de limpieza, con vibraciones ultrasonido, que ayuda a desprender el sarro y la placa bacteriana.
A diferencia de una consulta humana, este procedimiento se hace con anestesia general, pues el sonido de la fresa espantaría a su perro, lo que lo haría muy demorado y traumático. Así se hacía antes y con herramientas odontológicas manuales, pero los profesionales de hoy lo hacemos con equipos especializados.

Share

Deja un comentario